miércoles, 31 de agosto de 2011

Luis Soler


A Luis Soler, Caballero Cabal de un Arte Apasionante.

Paco Paredes y Pepe Cros


Para nosotros siempre es una labor ilusionante el poder ser participes de este merecido homenaje que se otorga al maestro Luis Soler, pues estamos completamente convencidos que se trata sin lugar a dudas, de uno de los intelectuales más significativos que tiene el flamenco en la actualidad. Pero sobre todo, y para nosotros lo que es más importante, por ser amigo sincero y cabal, de esos que están siempre dispuestos a ofrecer sin pedir nada a cambio.
 Sería fácil rendir toda clase de elogios y alabanzas, encumbrando su figura para plasmar en un escrito el respeto y admiración que por el sentimos, intentando dar forma a un mensaje en el cual, lográramos analizar parte de ese legado que nos ha dejado, y lo más significativo, esperando ansiosos lo que aún está por venir, pues este árbol tiene aún mucho fruto que ofrecer.
El problema lo encontraríamos ahora, ¿como analizar su obra, llegada desde el estudio concienzudo y meticuloso del aficionado cabal?, sería una tarea arduamente difícil, pues tras de sí, hallaríamos toda una vida de amor y pasión por el cante en su estado más puro, a pecho descubierto, desnudo, sin ningún tipo de artificios y a un nivel al que muy pocos críticos e investigadores han conseguido llegar. Es por tanto su trabajo, un rastreo por las esencias del buen cante, para desgranar el sentir del mismo, y expuesto al servicio de todo aquel que quiera aprender y nutrirse de él. 
 
Cuando íbamos a imaginar que desde su magistral obra “Antonio Mairena en el Mundo de la Siguiriya y la Soleá” en colaboración con su sobrino Ramón Soler y que al igual que su tío, ha plasmado a través de su obra esa esencia de buen aficionado con rango de estudioso cabal, serviría para que la gran mayoría de aficionados a este noble arte, pudieran tener un conocimiento exhaustivo de algo que hasta entonces estaba al alcance de unos pocos, el poder situar geográficamente poniéndole un nombre propio a una extensa variedad de estilos de siguiriyas y soleares, no solo las que a través de su discográfica dejaría registradas Antonio Mairena, sino, las que dejaran para la posteridad la gran mayoría de maestros del flamenco que alcanzaron a grabar su cante desde los primitivos cilindros de cera y discos de pizarra.
 
 Por supuesto, sin ofender ni censurar a los muchos entendidos y flamencólogos que ya conocían estos cantes y sus variantes, así como todo el acervo estilístico del cante flamenco, ni menospreciar la fabulosa obra que encumbra a un sin fin de grandes autores y cuya finalidad no es otra que la de mostrar al respetable el amor y estudio por lo jondo.  Pero habría que reconocer, que esta obra de la que les hablamos, sería uno de los mejores trabajos de estudio realizados en los últimos años.
 
 A partir de ese libro, muchos de los que se adentraron en el mundo de la crítica, podían enumerar sin miedo a equivocarse las formas estilísticas de cada soleá o siguiriya que los cantaores realizaban en sus actuaciones, o enriquecer el arte en variadas tertulias libro en mente… así como en reuniones de amigos e intervenciones en los foros.
 
            Se había conseguido el objetivo, este libro serviría de guía para todo el que quisiera aprender de él, siendo una referencia importante para formarse como buen aficionado.

  Para nosotros amigo Luis, no ibas a ser menos y te convertirías en un ejemplo a seguir en el estudio del flamenco, del cual creemos considerablemente que aún quedan cuantiosas lagunas por descubrir. No todo estaba dicho, pues siempre en la investigación, nos basamos en el descubrimiento de cualquier fecha, partida de nacimiento, de bautismo, alguna actuación en no se donde… Tú nos enseñaste, como ya hicieran antes otros buenos aficionados, que se puede instruir desde el cariño, desde esa pasión que te hace que el cante sea una parte de tu vida siendo un reflejo claro de tu propia existencia. Y creemos que eso lo has conseguido de sobra, huyendo de cualquier notoriedad o contenido superfluo que pueda apartarnos de cualquier resquicio de lo que para ti significa el epicentro de tu trabajo. 
 
Pero la relación de Luis con La Unión y nuestro cante viene desde muchos años atrás…
 
 Llegaste por primera vez a La Unión el 16 de febrero del año 1974, casi por casualidad. Habías venido a un congreso del partido comunista celebrado en la vecina ciudad de Cartagena. Allí te llegaría la noticia, esta noche en La Unión rinden homenaje al maestro Antonio Mairena y a un entonces jovencísimo Paco de Lucía… Este homenaje que desde La Unión se tributaba al maestro, sería con motivo de la entrega de premios de el Aula de Flamencología que había impulsado el desaparecido diario “El Noticiero”, que un año antes había sido reconocido con el Premio Nacional de la Cátedra de Flamencología de Jerez, por crear a través de sus páginas una escuela de flamenco.
 
El acto se celebraría en la también desaparecida sala de fiestas “La Carroza” y entre otros, habían resultado premiados los cantaores Antonio Mairena y  Pencho Cros, el guitarrista Paco de Lucía por su disco “Fuente y Caudal”, la Tertulia Flamenca de Ceuta con Paco Vallecillo a la cabeza, el poeta Francisco Salgueiro, las casas discográficas Hispavox y Fonogram, por sus LP “Cantes del Puerto” y “Fuente y Caudal”…. Y otra serie de emisoras radiofónicas y peñas flamencas.
 
 En el acto participarían una serie de cantaores de la tierra Pencho Cros, que ya por aquellos años era poseedor de dos Lámparas Mineras del Festival de La Unión, además de Eleuterio Andréu, El Macareno y Miguel Caparros, que con anterioridad habían sido reconocidos con la Lámpara Minera y que serían acompañados por las guitarras de Antonio Fernández y Antonio Piñana (hijo), la entrega de premios se vería reforzada por las actuaciones de Alfredo Arrebola y Curro Mairena que por supuesto, vendrían desinteresadamente para dar calor al maestro. Pero el momento estelar de la noche culminaría con la actuación del maestro Antonio Mairena “Llave de Oro del Cante” que sería acompañado por un guitarrista que no estaba anunciado en el programa “Paco de Lucía”… Sería la primera y última vez que el embrujo de La Unión uniría a los dos genios del arte flamenco, para fascinar a un público entregado que jaleaba y disfrutaba con el cante y el toque por soleá y bulerías de esos monstruos del flamenco. Y por supuesto querido Luis, tu estabas allí, era como si el destino quisiera que tu conocieras La Unión alumbrada por el duende de tu admirado Antonio Mairena, y estamos completamente convencidos que esa noche tu también quedaste atrapado por nuestro embrujo, pues tuviste la ocasión de conocer de primera mano la grandeza de nuestro cante.
 
Con los años tuvimos la ocasión de conocerte cuando atraído por el encanto de tu obra, fuiste reclamado para ofrecernos una conferencia sobre Antonio Mairena y sus cantes en la Peña Flamenca de La Unión, que unos años antes habíamos formado junto al desaparecido Pepe Fernández. Nos diste una lección de cómo se debe amar el flamenco, tanto nos agrado esa charla que a nivel magistral expusiste, que al día siguiente te dedicaríamos un transmisión especial en el “Cante del Soberano” programa que juntos dirigíamos desde la desaparecida emisora de Radio Unión, y si no recordamos mal, esta fue una de las frases que allí quedaron sobre vuestro trabajo.
 
“Hay un antes y un después en el estudio flamenco desde el libro que Luis y Ramón Soler juntos han realizado, nunca hasta la fecha se había afrontado los cantes de Antonio desde esa perspectiva de estudio para el buen aficionado”.
           
.
Años después regresaste a La Unión y en el patio de la mítica Bodega Lloret presentaste  tu libro “Cantaores del campo de Gibraltar” recordando a Tío Evaristo, Tío Mollino…. Aquella tarde nos tomamos unos vinos entre charla y cante y pudiste sentir el calor de tus amigos de La Unión, Pencho Cros, Niño Alfonso, Antonio Fernández… y quienes esto firman.
Tu paso por La Unión está lleno de recuerdos flamencos, para nosotros eres un unionense más, tu lo sabes Luis, y así nos lo has demostrado desinteresadamente con tus emotivos artículos a  través de las páginas de nuestra revista Lámpara Minera, y en el conmovedor episodio que dedicas en el libro Pencho Cros Torre de Penas y Coplas.
Nos alegramos enormemente de este merecido homenaje “La Palma de Plata”  en el cual nos vemos completamente reflejados quienes te conocemos y sabemos de tu desmedida afición y conocimiento, haciéndonos participes de cuantos trofeos y galardones en ti recaigan, pues sin duda eres una referencia obligada para todos los que nos consideramos aficionaos a este arte.


Con Paco de Lucía y Mairena
Llegaste un día a La Unión
Que noche de cante aquella
Conociste a Pencho Cros
Y su cante por mineras


Amigo Luis te queremos.
Un abrazo minero.


Tus amigos de La Unión: Paco Paredes y Pepe Cros.
 Asesores de Flamenco del Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión.

Publicado en la revista ‘Al-Yazirat’, dedicada a la XVIII Palma de Plata Ciudad de Algeciras 2009, como homenaje a Luis Soler Guevara .

No hay comentarios:

Publicar un comentario